InicioAgregar a favoritosPoner como p�gina de inicio
 
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
 
asesin asesinatos muchac barba herman asesinó amó cubillos chicago asesinos david snow Fred West paranoide javed kinkel
 
 
Keith Hunter Jesperson

Keith Hunter Jesperson nació el 6 de abril de 1955 en Chilliwack (British Columbia). Sus padres fueron Leslie y Gladys Jesperson y tenía cuatro hermanos (2 varones mayores que él y dos hermanas menores). La infancia de Keith fue violenta y problemátic...

El asesino de la cara feliz


Keith Hunter Jesperson nació el 6 de abril de 1955 en Chilliwack (British Columbia). Sus padres fueron Leslie y Gladys Jesperson y tenía cuatro hermanos (2 varones mayores que él y dos hermanas menores). La infancia de Keith fue violenta y problemática, su padre era un hombre dominante y alcohólico que lo trataba sin cariño y lo  solía golpear. Sus hermanos y niños de la escuela solían llamarlo “Igor” o “Ig” por su enorma tamaño, por lo que era un niño tímido y retraído.



Una vez su padre lo castigó con descargas eléctricas por su mal comportamiento, otras veces lo golpeaba y humillaba en público.



Jesperson era un niño solitario, y su instinto asesino afloró rápidamente. Desde los cinco años comenzó a torturar y matar animales, porque disfrutaba observando cómo morían. Le gustaba golpearlos o estrangularlos hasta la muerte. Después dejaba una nota con una cara sonriente como firma.



De niño solía meterse en problemas constantemente, cuando tenía 10 años, intentó matar a tres niños que lo molestaban. Al primero lo golpeó hasta que su padre los separó, al segundo lo intentó ahogar en un lago llegando a perder el conocimiento. Su último intento fue cuando estaba en una piscina pública, donde casi ahoga a un niño tras sumergir su cabeza en el agua, lo hubiera logrado si el salvavidas no lo hubiese visto y detenido a tiempo.


 


Formando una familia


Jesperson se graduó del colegio en 1973, pero no asistió a la universidad porque su padre le dijo que no era lo suficientemente inteligente. Por lo que comenzó a trabajar consiguiendo un empleo como conductor de camiones, en 1975 mantuvo una larga relación con Rose Hucke y posteriormente la pareja se casó y tuvieron tres hijos, dos niñas y un niño. En ese tiempo él conducía un camión para mantener a su familia.



Sin embargo con el tiempo Rose empezó a sospechar que Keith la engañaba, la tensión en la pareja aumentó con el tiempo y tras 14 años de matrimonio ella se cansó de sus infidelidades y se fue de la casa con sus hijos mientras Jesperson se encontraba de viaje trabajando. Rose fue a vivir con sus padres en Spokane, Washington y Keith solamente veía a su familia cuando decidía visitarles, en 1990 se divorciaron oficialmente. Su familia nunca supo que era un asesino en serie hasta que fue detenido varios años después, la madre tuvo que dar la mala noticia a sus hijos.



  Soltero nuevamente y a sus 35 años, con una altura de dos metros y casi 120 kilogramos de peso, Jesperson deseaba convertirse en miembro de la Policía Montada de Canadá, pero una herida que sufrió durante el entrenamiento le arrebató su sueño. Pronto Keith volvió a conducir camiones en Cheney, Washington. Ese trabajo le daba la oportunidad de matar sin ser descubierto.


 


Homicidios de la cara feliz



El 23 de enero de 1990, cerca de Portland, Oregon, Keith conoció a Taunja Bennet, de 23 años, en un bar y posteriormente la invitó a la casa que tenía alquilada. Mientras intimaban, Jesperson comenzó a discutir y después de golpearla en repetidas ocasiones la estranguló hasta la muerte.



Para tener una coartada salió nuevamente a beber y se aseguró de conversar con varias personas antes de deshacerse de las pertenencias de Taunja en un baño, donde dejó una nota con una cara feliz.



Sin embargo Keith quedó muy sorprendido cuando Laverne Pavlinac confesó falsamente haber matado a Bennett junto con su novio.


Según su testimonio posterior su falsa incriminación voluntaria se debió a que quería salir de la tortuosa relación que mantenía con su novio. Su novio tuvo que reconocer el asesinato condicionado por su abogado para escapar de la pena de muerte.


Este evento molestó a Jesperson debido a que no recibió el reconocimiento de su crimen, por este motivo pintó una cara feliz en la pared de un baño donde escribió su confesión anónima del asesinato. Cuando esto no funcionó, comenzó a escribir cartas a los medios y a fiscales.



El 12 de abril de 1990, Daun Richert, una madre joven que junto con su hijo de 4 meses, fue la siguiente víctima Jesperson cuando los obligó a subir a su coche en las inmediaciones de un centro comercial en Mt. Shasta, California. Keith los secuestró tres horas, durante ese tiempo Jesperson abusó de ella físicamente tras golpearla, pero logró escapar con su hijo ya que Keith no pudo romperle el cuello. La mujer logró llegar a la estación de Policía de Mt. Shasta, poco tiempo después Jesperson fue arrestado en Corning, California. Tras ser interrogado fue dejado en libertad por falta de evidencias, sin embargo el fiscal del condado de Siskiyou presentó cargos por abuso sexual, cuando Keith no se presentó en la corte fue arrestado en Iowa, pero el condado de Siskiyou no pudo extraditarlo a California dentro del periodo de tiempo establecido y por ello fue exonerado de sus cargos.



Un año después Keith volvió a matar cuando el 30 de agosto de 1992 se encontró el cuerpo de una mujer a la que violó y estranguló. El cadáver fue hallado en Blythe, California. En su confesión Jesperson dijo que la desconocida mujer se llamaba Claudia.



En septiembre se descubrió el cuerpo de Cynthia Lyn Rose, 32, en Turlock, California, Jesperson la golpeó, violó y estranguló diciendo que era una prostituta que se metió a su camión e intentó robarlo mientras el dormía.


Su cuarta víctima fue otra prostituta, Laurie Ann Pentland, 26, de Salem, Oregon, su cuerpo fue encontrado en noviembre de 1992. De acuerdo con Keith ella intentó cobrarle doble tarifa tras haber tenido sexo. Cuando se negó a pagar, ella lo amenazó con llamar a la policía, razón suficiente para que Keith la estrangulara.


Después de seis meses apareció su quinta víctima en Santa Nella, California, una mujer desconocida, la policía pensó que se trataba de una sobredosis.



En 1994, la policía encontró otra mujer desconocida en Crestview, Florida; Jesperson dijo que se llamaba Susanne.



En enero de 1995, Jesperson aceptó llevar a Angela Surbrize, 21, desde Spokane, Washington hasta Indiana. Tras una semana de viaje, ella comenzó a presionar para que la llevase más rápido y ver a su novio, la respuesta de Keith fue violarla y estrangularla, después de esto ató el cadáver a la parte inferior de su camión y la arrastró por la cara, de esta manera borraría su rostro y huellas. El cuerpo de Angela fue encontrado meses después y los únicos detalles fueron revelados por Jesperson.



Dos meses después Keith decidió que su novia de siempre; Julia Ann Winningham, 41, solo estaba interesada en él por su dinero. El 10 de marzo de 1995, en Washougal, Washington, Jesperson la estranguló, convirtiéndola en la única víctima relacionada a él y posteriormente la policía lo descubrió. La mayoría de las víctimas de Keith eran prostitutas o autoestopistas sin conexión, sin embargo su último asesinato, a su propia novia, permitió su captura. A pesar de que Jesperson afirmó haber matado más de 160 personas, sólo ocho fueron confirmadas en los cinco años que merodeo los caminos como asesino.


El 30 de marzo de 1995, Keith fue arrestado por el homicidio de Winningham, una semana antes había sido interrogado por la policía. Jesperson temiendo su arresto intentó suicidarse dos veces.


 


El asesino es detenido



Una vez bajo la custodia policial, Jesperson reveló todos los detalles de sus asesinatos, también se llevó el crédito de otros homicidios, de los que poco después se retractó. Días antes de su arresto, Keith escribió una carta a su hermano, en la cual confesaba haber matado a ocho personas en cinco años. Esta información permitió a la policía reabrir casos ya cerrados, algunas víctimas coincidieron con la confesión de Jesperson.



En un punto álgido de su confesión, Jesperson aseguró haber matado a 160 personas, pero sólo ocho mujeres pudieron ser confirmadas. Los asesinatos se cometieron en California, Florida, Nebraska, Oregon, Washington y Wyoming.



Tras su juicio, Keith está en la penitenciaria estatal de Oregon en Salem, con tres cadenas perpetuas consecutivas. En septiembre de 2009, fue extraditado a California para ser enjuiciado con nuevos cargos.

 
Valora esta noticia:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.