InicioAgregar a favoritosPoner como p�gina de inicio
 
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
 
asesin asesinatos muchac herman barba asesinó amó cubillos asesinos david snow chicago Fred West paranoide javed kinkel
 
 
Paul Bernardo y Karla Homolka

Paul Bernardo y Karla Homolka se casaron en 1990, eran una pareja bien parecida, con muchos amigos, familias que los adoraban y toda una vida de cuento de hadas. Karla amaba tanto a Paul que se dice que habría hecho cualquier cosa por él, cualquier cosa que él le pidiera. Todo comenzó de manera muy simple, Karla no era virgen al llegar al matrimonio, lo cual no le gustó mucho a Paul, así que decidió que la mejor opción para compensarlo era que le dejase desvirgar a su joven hermanita, Tammy, de tan solo 15 años, y por supuesto grabarlo todo como uno de esos bonitos acontecimientos familiares.

Como no podía ser de otra manera en una relación tan familiar, Karla y Paul pasaron las navidades en casa de los padres de ella, con sus dos hermanas. Paul grababa a la familia y las decoraciones navideñas que había por toda la casa. Durante toda la velada Paul le ofrecía a Tammy bebídas cargadas del sedante que previamente habían preparado. Karla trabajaba en una clínica veterinaria por lo que tenía conocimientos sobre sedantes y como administrarlos. Cuando todos se fueron a la cama Paul y Karla siguieron poniendo en práctica el plan anteriormente trazado. Paul grababa a Tammy mientras la violaba y Karla a su vez sujetaba un trapo con sedante sobre la boca y nariz de su hermana. De repente Tammy se levanto con ganas de vomitar pero Karla estaba muy bien instruida y sabía que hacer en cada momento, la sujetó por la garganta y la acabó estrangulando. Karla no fue capaz de restablecer a su hermana, así que la vistieron y llamaron a una ambulancia con la excusa de que se había ahogado con su propio vómito. Paul necesitaba constantemente estimulantes sexuales y su mujer tenía miedo de no poder dárselos y que el la abandonara. Sabía lo que Paul quería, jovencitas vírgenes, por lo que optó por conseguirle una como regalo de bodas. La siguiente víctima se llamaba Jane, también de 15, Karla la invitó a cenar en su casa y le preparó cóckteles hasta que Jane se durmió. Cuando Paul llegó se encontró con un bonito regalo encima de la cama. Karla había colocado a Jane en la cama y la había desnudado por completo. Volvieron a grabar toda la escena, por suerte esta vez la joven no se despertó y no tuvo que ver como la violaban analmente. Paul tenía ya experiencia previa en violaciones y asesinatos. En 1991 una chica le sorprendió mientras intentaba robar matrículas para su negocio de contrabando. Paul la amenazó con un cuchillo y la metió en el coche, después la llevó a su casa, mientras Karla dormía. Grabó con la cámara el cuerpo desnudo de la joven, que tan solo tenía 14 años. Karla se despertó y se encontró con la escena, Paul le daba órdenes sobre como hacerle el amor a la joven y Karla obedecía. Cuando esto acabó Paul violó analmente a la chica, quien murió mientras la sodomizaban. En 1992 secuestraron a una nueva chica, la joven se mostró siempre cooperante con la pareja, pensando que así la dejarían ir, pero cada vez que ella accedía a realizar actos humillantes, Paul se volvía peor y peor. Por supuesto e igual que a las otras chicas, a esta también la grabaron y asesinaron sin piedad. Durante ese mismo año Paul no dejaba de abusar física y sexualmente de Karla, pero ella era incapaz de dejarlo. Cuando los padres de ella se enteraron de la situación de su hija la convencieron para que se fuese a casa de un amigo de su hermana, que era policía. En esos momentos la policía empezó a intensificar sus investigaciones sobre Paul por lo que interrogaron a Karla. Ella, creyendo que la policía ya lo sabía todo, confesó. Finalmente arrestaron a Paul por el asesinato y violación de las dos jóvenes. En su casa se encontraron descripciones sobre los actos y videos donde se veía a Karla en un trío con otras dos mujeres. Después de mucho buscar también se encontraron los vídeos de las violaciones, que eran tan duros que durante el juicio solo se dejó que la sala lo escuchase, mientras que los abogados y el juez lo veían.

 
Valora esta noticia:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.