InicioAgregar a favoritosPoner como p�gina de inicio
 
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
 
asesin asesinatos muchac barba herman asesinó amó cubillos chicago asesinos david snow Fred West paranoide javed kinkel
 
 
Joachim Kroll - El Canibal de Ruhr

Joachim Kroll, conocido como el Caníbal de Ruhr, nació en Hindenburg, Alemania, el 17 de abril de 1933. Fue el ultimo de ocho hijos de un minero de carbón y solamente fue a la escuela durante tres años, nunca aprendió a leer o escribir. Joachim siempre fue un niño débil, siendo ya un jovencito aun mojaba la cama. Posteriormente los psiquiatras descubrieron que su IQ apenas alcanzaba 76 puntos.

A los 11 años se muda con sus padres al Oeste de Alemania en donde su padre es tomado prisionero por los rusos tras la Segunda Guerra Mundial, Joachim jamás volvería a verlo. Su madre falleció algunos años después, en enero de 1955. El 8 de febrero de 1955, a la edad de 22 años, Joachim acechó a Irmgard Strehl, de 19 años, cuando ésta iba por una carretera rural cerca de la ciudad de Walstedde. Irmgard fue asesinada por estrangulación y luego violada, un destino que correrían todas las mujeres que fueron víctimas de Joachim. Su cadáver fue encontrado a varios metros de la carretera. En algún momento durante 1956, Kroll asesina y viola a Erika Schuleter, no fue juzgado por este crimen debido a la falta de evidencia. En 1957 se muda a Duisburg, una gran ciudad industrial que sería su coto de caza durante los próximos 20 años. Durante tres años, los extraños impulsos que llevaban a Joachim a matar y a violar permanecieron más o menos latentes, sin embargo existen antecedentes como el de Erika, una joven sin hogar que es levantada por Kroll en una taberna de Duisburg el 23 de marzo de 1959, la golpea e intenta estrangularla, cuando ella vuelve en si el agresor ha desaparecido. Luego, en rápida sucesión, volvió a las andadas, dos veces en un mes. Las víctimas fueron Klara Frieda Tesmer, de 24 años el 16 de junio de 1959 , y Manuela Knoot, de 16 el 26 de julio de 1959, ambas fueron asesinada y violadas. Fue al matar a Manuela cuando a Joachim le empezó a gustar la carne humana. Cuando se encontró su cadáver en un bosque cercano, la policía se quedó horrorizada al ver los grandes trozos de carne que le habían arrancado de los muslos y nalgas. Años después, Joachim reveló que había envuelto la carne en un papel y luego se la había comido en la cena. Seis meses después del asesinato, Horst Otto de 24 años confesó haber matado a Manuela, fue arrestado y enjuiciado a pesar de que después se retractó de la confesión. Cumplió una condena de 5 años y fue puesto en libertad en abril de 1965. En 1962, Joachim volvió a actuar. Durante un viaje a Burscheid, al sur de Köln, viola y mata a Barbara Bruder de 12 años. Su cuerpo nunca fue encontrado y Joachim no fue juzgado por este crimen a pesar de haberlo confesado. El lunes de Pascua, abril 23 de 1962 Kroll rapta, viola y asesina a Petra Giese, de 13 años. Su cuerpo es encontrado en un bosque de Dinslaken-Bruckhausen, al norte de Duisburg. La policía descubre que le han sido cortadas ambas nalgas así como el antebrazo y mano izquierdos. Dos meses después, el 4 de junio, mata a Monika Tafel, de 12 años. También en este caso se encuentra que el cuerpo ha sido mutilado. Ambas chicas habían sido asesinadas por estrangulamiento. Dos hombres inocentes fueron arrestados, declarados culpables y encarcelados por estos asesinatos. Vinzenz Kuehn, un conocido pederasta, pasó seis años en prisión por el asesinato de Petra Giese. Walter Quicker, un exlegionario, fue declarado sospechoso del asesinato de Monika Tafel. Como no había ninguna prueba en su contra, fue liberado. La mujer de este hombre inocente se divorció de él por el incidente y sus vecinos lo hostigaban continuamente. Unos meses después del asesinato, se colgó en el mismo bosque donde se había encontrado el cadáver de Monika Tafel. Tres años después de estos crímenes, el 22 de agosto de 1965 Joachim volvió a matar. Estaba buscando una víctima femenina en las cercanías de un lago en Grossenbaum-Duisburg cuando se topó con una pareja que había aparcado en un camino vecinal. Hermann Schmitz y su novia, Marion Veen, se estaban besando en el asiento delantero de su automóvil. Joachim se puso delante del vehículo y empezó a mover los brazos como loco. Creyendo que este hombre tenía algún problema, Schmitz salió del automóvil. Joachim le asestó varias puñaladas. Marion, quien entendió lo que estaba pasando rápidamente, se pasó al asiento del conductor y puso el vehículo en marcha. Joachim logró apartarse de un salto en el último momento. Corrió hacia los matorrales y desapareció en medio de la noche. Marion colocó una horquilla debajo de la corneta para que esta no parara de sonar, esperando así llamar la atención. Entre tanto, detuvo el vehículo y corrió al lado de Hermann. No había nada que pudiera hacer. Estaba muerto. Esta fue la única ocasión en que Kroll asesinara a un hombre. El 13 de septiembre de 1966, Joachim asesinó y violó a Ursula Rohling, de 20 años. Inmediatamente se sospechó de su novio, Adolf Schickel, la última persona vista en su compañía. Aunque fue arrestado, después lo dejaron en libertad. Adolf tuvo que hacer frente a las burlas de sus amigos y vecinos, que estaban totalmente convencidos de su culpabilidad. Cuatro meses después de recuperar su libertad, se llenó los bolsillos con piedras y se ahogó en el Rio Main, cerca de Wiesbaden. El 22 de diciembre de 1966 Kroll rapta de Essen a Ilona Harke de 5 años, la sube a un tren rumbo a Wuppertal y ahí toman un autobús hacia Hueckeswagen. Bajan en una zona boscosa del camino y caminan hasta un lugar conocido como la zanja Feldbach donde la viola y después ahoga. A este hombre enloquecido no le importaba la edad de sus víctimas. El 12 de julio 1969, durante un paseo al lago Baldeney, Joachim conoce a Maria Hettgen, de 61 años, cuando intenta iniciar una conversación con ella lo rechaza y enfurecido la viola y estrangula. El 21 de mayo de 1970, Jutta Rahn, de 13 años, regres de la escuela a través del bosque, Kroll la intercepta y la estrangula. Se sospechó de Peter Schay, quien era vecino de Jutta y con quién mantenía un noviazgo. No obstante que no había pruebas en su contra permaneció en prisión durante 15 meses antes de ser liberado. El 8 de mayo de 1976, Karin Toepfer de 10 años desaparece de camino a escuela, es encontrada violada y asesinada. Kroll no fue juzgado por este crimen por falta de evidencia convincente. E 3 de Julio de 1976, Oscar Muller, de Laar, Alemania Occidental, vecino de Kroll, descubre que las tuberías del piso están obstruidas, al intentar destaparlas descubre lo que parecen ser intestinos. Inmediatamente reporta el hecho a la policía quien se encuentra en el barrio investigando la desaparición de Marion Kettner, una niña de cuatro años, de un parque cercano Un agente acompañó a Oscar, echó un vistazo y llamó a sus superiores. Un grupo de detectives fue a ver a uno de los vecinos de Oscar, Joachim Kroll, para registrar su piso. En su frigorífico encontraron trozos de carne de la niña desaparecida. En el congelador, descubrieron más trozos de carne humana bien empaquetados y sobre una olla en la estufa encontraron una pequeña mano cociéndose junto con algunas papas y zanahorias. La carrera criminal de 21 años de Joachim Kroll, "El Caníbal de Ruhr" acaba de concluir. Joachim confesó todos los asesinatos que recordaba, pero admitió que había muchos otros de los que no se acordaba. La policía cree que no pasó un solo año en que no se cobrara una víctima, aunque no se acordara de todas ellas. Mientras contaba con todo lujo de detalles los crímenes de los que se acordaba, Joachim contó con toda tranquilidad como conoció a Gabrielle Puetman en un banco de un parque. Tenía la intención de matarla y violarla pero cuando le enseñó fotos pornográficas, Gabriele saltó y se fue corriendo. Gabriele nunca le habló a sus padres del incidente pero cuando, once años después, fue nombrada en la confesión de Joachim, se dio cuenta de lo afortunada que había sido al lograr escapar de las garras de uno de los caníbales más conocidos de Alemania. El 4 de octubre de 1979 se inició el juicio en su contra, y tras 151 días, el 8 de abril de 1982 fue declarado culpable de 8 asesinatos y un intento de homicidio. Como en Alemania Occidental no existía la pena capital, la máxima pena a la que pudo ser condenado Joachim Kroll fue a nueve cadenas perpetuas. Murió en la prisión de Rheinbach, cerca de Bonn, el primero de Julio de 1991 a consecuencia de un ataque cardiaco.

 
Valora esta noticia:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.