InicioAgregar a favoritosPoner como p�gina de inicio
 
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
 
asesin asesinatos muchac herman barba asesinó amó cubillos asesinos david snow chicago Fred West paranoide javed kinkel
 
 
Henry Lee Lucas

Uno de los asesinos en serie mas prolíficos y con una curiosa historia a sus espaldas llena de malos tratos en la infancia, ritos satánicos, oscuras organizaciones, sexo y muerte.

Henry nace en Virginia el 23 de agosto de 1936, y como la gran mayoría de los asesinos en serie, sufre una atormentada infancia por los malos tratos de una madre prostituta y un padre alcohólico.

Sufre un total abandono, ninguna atención, desnutrición, además de malos tratos psicológicos, A veces es obligado a presenciar las actividades sexuales de su madre con distintos hombres, y ésta lo suele vestir como una niña. Desde muy joven tiene que aprender a valerse por sí solo. Las vejaciones a las que se ve sometido siendo tan joven, lo acaban transformando en un adolescente frío y visceral... en esa época empezará a maltratar animales y a experimentar relaciones zoofílicas, además de acosar sexualmente a su hermanastro adolescente.

Muy pronto entra en el mundo de la delincuencia, secuestrando y matando a una chica cuando sólo contaba con 15 años.
Lo internan en varios correccionales de menores, pero siempre saliendo al poco tiempo.
Finalmente en 1960, en el transcurso de una violenta disputa con su madre Henry pierde un ojo accidentalmente, y preso de un ataque de ira le propina diversas puñaladas que acaban con su vida y viola su cadáver. Es condenado a la cárcel y posteriormente trasladado a un hospital psiquiátrico, en dónde se le diagnostica una psicopatía con desviaciones sexuales y sadismo.

Diez años después es de nuevo detenido por la tentativa de secuestro de dos adolescentes, pero su verdadera etapa como peligroso criminal comienza cuando, una vez en la calle, conoce a otro célebre asesino en serie, Ottis Toole.

En 1979, Toole se lo lleva a su casa y lo convierte en su amante. Percatándose de sus problemas económicos, le propone que se quede a vivir con él, y ambos descubren su inclinación común: el asesinato.

Con unos pocos dólares sacados en pequeños trabajos, se compran un coche de segunda mano, y sin preparar sus crímenes lo más mínimo, se dedican a recorrer la autopista I-35 a la búsqueda de autoestopistas o automovilistas con el coche averiado. Conducen a las víctimas (bien hombres, mujeres o niños, les da igual) a un camino apartado, la matan, la violan para posteriormente mutilarla y descuartizarla.

Toole siente inclinación por el canibalismo, y recoge algunas partes de los cuerpos descuartizados, como los brazos o piernas para asar en su barbacoa.

El asesino en serie considera su crimen como una especie de ritual.

El caso de Henry, es muy típico en el de este tipo de personajes, tiene pánico al sexo y solamente puede hacer el amor con las víctimas desmayadas o muertas. Él las ejecutaba para gozar en diferentes partes de los cuerpos que había descuartizado. Consideraba a las víctimas como objetos destinados a despertar su deseo...

En los relatos de sus crímenes, si las declaraciones de ambos son ciertas, se constata que Henry mata casi siempre a mujeres, estrangulándolas o apuñalándolas, y Toole se encarga de matar a los hombres, generalmente con un arma de fuego, especialmente las de calibre 22. Los dos mutilan casi siempre los cadáveres, Lucas las muerde o las despedaza con un cuchillo, les corta las partes genitales e intenta decapitarlas... llegando a conducir en algunas ocasiones con una cabeza ensangrentada en el asiento trasero del automóvil.

Toole prefiere despedazar los cadáveres masculinos, especialmente las costillas, brazos, nalgas y piernas para cocer los trozos y comerlos. Henry no come la carne humana que cocina su compañero, por que según él: "No me gustaba el sabor de la salsa picante con la que preparaba la carne..."

Ambos violan a sus víctimas, Henry a las mujeres y Ottis a los hombres.

El 1 de noviembre de 1979 se descubre el cuerpo sin vida de una joven (todavía hoy sin identificar), cuyo único distintivo eran unos calcetines de color naranja. El cuerpo se encontró debajo de un puente en la autopista I-35.

Un sheriff texano encargado de investigar "el crimen de los calcetines naranjas", descubre en la prensa regional varios otros muy similares cuyas víctimas, de diferentes edades y sexo fueron violadas, estranguladas, apuñaladas o con el cráneo destrozado a golpes... y también halladas cerca de la misma autopista. Alarmado, convoca una conferencia el 28 de octubre de 1980 a la que acuden varios policías de diversas jurisdicciones, e intercambian los informes y todos los datos acumulados para mantenerse al tanto y colaborar en los casos, que sospechan que están relacionados.

El 11 de junio de 1983, Henry es detenido por posesión ilegal de armas, y confiesa ser el autor de los crímenes. Es sometido al detector de mentiras, y los resultados confirman las declaraciones, sin embargo los policías siguen sin pruebas para poder inculparlo. Después de confesar varios centenares de crímenes a la policía, cambia su estrategia retractándose y asegura que sus confesiones son un embuste, que sólo ha asesinado a su madre. Es un gran manipulador, pues sabe que así los crímenes no aclarados serán cerrados. Tras numerosos interrogatorios, se retracta e inculpa en sucesivas ocasiones mintiendo descaradamente, y como el polígrafo no es considerado como una prueba ante el juez, la policía se ve obligada a dejarle en libertad por falta de evidencias materiales. De todos modos creen que es responsable de ciento cincuenta y siete asesinatos, de los cuales ciento ocho los cometió en compañía de Ottis.

Además de la crueldad de sus crímenes, los dos personajes confiesan otro hecho muy inquietante: Ottis asegura tener relación con una secta satánica, para la cual los dos asesinos secuestrarían niños, con los cuales se llevarían a cabo sacrificios rituales, pornografía dura e incluso películas snuff, en las cuales se tortura a la víctima y se la mata lentamente mientras una cámara graba las escenas en un plano fijo.

Según unas declaraciones de Toole: " Hubo una época en que ganábamos dinero vendiendo niños a México, que empleaban para películas porno... otros los vendían directamente a gente rica... teníamos una especie de altar y les rajábamos la garganta, bebíamos la sangre y a veces cocíamos los cadáveres... a veces los nuevos miembros cortaban los cuerpos antes de follárselos... y después follaban a los animales y los mataban... y después había una gran fiesta durante la cual comíamos a alguien y a los animales..."

Esta cuestión presenta gran cantidad de dudas, pues la policía nunca pudo probar la existencia de este grupo de satanistas como estructura organizada.

En diciembre de 1990, Henry es condenado a la pena de muerte por cuatro asesinatos en Florida y otros veinte en las jurisdicciones vecinas. Se le fija por primera vez una fecha para la ejecución el 3 de diciembre de 1990, pero la Corte de Apelaciones Penales opta por aplazar la orden cinco días antes.

En la actualidad, aunque se ha salvado de la silla eléctrica, está acusado oficialmente de nueve crímenes, lo que le costarán unos doscientos diez años de cárcel y seis cadenas perpetuas...
 
Valora esta noticia:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.