InicioAgregar a favoritosPoner como p�gina de inicio
 
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
 
asesin asesinatos muchac herman barba asesinó amó cubillos asesinos david snow chicago Fred West paranoide javed kinkel
 
 
Edmund Emil Kemper III

En el listado de ASESINOS EN SERIE Edmund Emil Kemper III ocupa un lugar importante por sus horrendos crímenes. Edmund Emil Kemper III, alias: “The Coed Killer” (El asesino de viajantes) “The Head Hunter” (El cazador de cabezas) “Big Ed” (Este mote fue dado a Kemper en un bar de policías que solía frecuentar).

El dato es inexacto, pero se sabe que el coeficiente intelectual de Kemper es mucho mayor al promedio fue condenado en 1973 por 8 cargos de asesinato en primer grado (8 mujeres incluyendo a su propia madre). A los 13 años mataba a los gatos del vecindario (a veces enterrándolos vivos), ponía sus cabezas en estacas y hacía conjuros con sus "trofeos". Cortó a rebanadas la cabeza de un gato con un machete, decapitó a su propio gato y lo troceó. Exactamente lo mismo que hizo con su madre años más tarde. Edmund Emil Kemper III nació el 18 de diciembre de 1948, en Burbank, California. Creció junto a sus dos hermanas más jóvenes en una familia desestructurada, su madre, Clarnell, y padre, Ed, lucharon constantemente por la relación hasta que se separaron. Una vez que Ed y sus dos hermanas alcanzadas la pubertad comenzaron a crecer dramáticamente, su madre Clarnell lo desplazó a un dormitorio del sótano, temiendo que él pudiera molestar a sus hermanas, todo ello después de que Ed exhibiera una gama de comportamientos extraños, incluyendo la desmembración de dos gatos de la familia y su juego con el ”gas" con su hermana, su madre le llevó a vivir con su padre pero pronto volvería junto a su madre quien le envió a vivir con sus abuelos paternales en una granja alejada de California en 1965, cuando él cumplió 15 años. Allí, desgraciadamente se aburría (teniendo un índice de inteligencia de 120). En 1963, a sus 13 años echó a su abuela porque había insistido que él le ayudara con el quehacer doméstico de acompañar a su abuelo a los campos, y la apuñaló en varias ocasiones, después también echó a su abuelo. Durante el interrogatorio de la policía alegaba que le era curioso cómo se sentía para echar a su abuela. Ed fue diagnosticado "del disturbio del rasgo de la personalidad, tipo pasivo-agresivo", y confiado al hospital mental del estado para el criminal insano. Durante este tiempo, le realizaron docenas de pruebas mentales en las cuales todas las realizó bien, posiblemente porque podía descubrir las respuestas que el personal de la salud mental encontraba apropiadas. Más tarde, se descubrió que él había memorizado 28 pruebas y las respuestas correctas. Abandonó el hospital en 1969 a petición de los psiquiatras por su buen estado de salud mental por lo que se le custodió de nuevo a su madre que ahora trabajaba como secretaria en la universidad de California en Santa Cruz. Por aquel entonces Ed mediría 2 metros y pesaba unos 150 kilos. Kemper seguía siendo virgen, sin embargo, sus fantasías asesinas no habían disminuido sino que se fueron intensificando. Kemper comenzó a trabajar para el departamento de la carretera del estado en 1971 pero en febrero de 1971, sufrió un accidente de moto y le concedieron 15.000 dólares por los daños ya que el molde que le colocaron en el brazo le incapacitaba trabajar, ahora dispondría de tiempo libre. Después de una discusión con su madre en 1972 -un estresor del precrimen que precipitaba acciones asesinas-, Kemper salió en busca de una víctima y pronto encontró a dos estudiantes de la universidad que hacían autostop. Ed señalando el arma a las muchachas les dijo que iba a violarlas. Evidentemente, las mujeres creyeron que no les iban a matar y no se resistieron. Después de matar a la primera muchacha, apuñaló a la segunda hasta la muerte. Cogió los dos cuerpos y los metió en el coche, los llevó hasta su apartamento, y allí las decapitó y les cortó las manos. En el apartamento, se limpió pero habían rastros de sangre en su molde; más tarde, la cubriría con el pulimento blanco del zapato hasta pudiera convencer a sus doctores para que le hicieran un molde nuevo. De noche, sacó toda la ropa de los cuerpos muertos. La mañana siguiente, descargó y enterró los cuerpos en varios lugares, las cabezas, los torsos y las manos en diferentes lugares. La ropa de las víctimas las dejó en barrancos alejados de las montañas de Santa Cruz. Divulgaron las desapariciones pero no fueron encontradas las mujeres en varios meses. En agosto, se descubrió la cabeza separada de una muchacha, se confirmó su identidad pero ninguna pista de cómo había muerto. Poco después vio a muchacha asiática, quince años, estudiante del ballet clásico, y la secuestró. En dicho secuestro la muchacha se puso histérica pero cuando sacó el arma prestada de un amigo, ella se calló, y la mantuvo dócil diciéndole que tenía problemas y deseaba hablar con ella sobre ellos, parando el coche en Santa Cruz, él la sofocó hasta que ella estuvo inconsciente, la violó, entonces la estranguló hasta la muerte con su propia bufanda. Con su cuerpo en el coche, Kemper entonces decidido para ir a visitar a su madre; era extraño que él charlase con ella mientras que tenía una muchacha muerta en el coche. Más tarde, en su apartamento, Kemper puso el cuerpo en su cama y volvió a abusar de ella. Por la mañana, pasó varias horas desmembrando el cuerpo meticulosamente, limpiando los líquidos. Enterró las manos en un condado, el torso en otro, y mantuvo la cabeza y el tronco en su coche. La cabeza todavía estaba en el tronco cuando él fue a visitar a uno de los psiquiatras designado en su seguimiento Ambos siquiatras que lo examinaron en septiembre 1972 concluyeron que había progresado excelentemente durante el tiempo en el hospital por lo que su expediente judicial del asesinato de sus abuelos se cerró. Con la entrada del Año Nuevo el impulso de matar volvió a acecharle, devolvió las armas que le había prestado sus amigos y buscó su propia arma ahora que sus expedientes estaban sellados. En esa misma tarde, a plena luz del día, tomó otra autostopista, una muchacha joven obesa. Él le dijo que quería hablar, y ella parecía comprensiva. No obstante, él la mató con una sola bala de su nueva arma, la condujo al hogar de su madre y ella no estaba allí, así que Kemper cogió el cuerpo del coche y lo escondió en su armario del dormitorio. Después de que su madre se fuera al trabajo el día siguiente, él la desmembró. La parte de la razón de separar la cabeza era quitar la bala así no habría ninguna evidencia balística para relacionarlo con el crimen. Lanzó las piezas del cuerpo sobre un acantilado alejado en el mar. Algunas de ellas fueron encontradas a los pocos días. La cabeza la enterró bajo la ventana de su madre. Por aquel tiempo la gente estaba muy asustada por las matanzas de muchachas jóvenes en el área, y las fuerzas de la seguridad estaban en alarma. En menos de un mes, en febrero de 1973, y después de que una discusión con su madre, Kemper fuera del campus, secuestró a dos mujeres jóvenes. Para Ed, éste era un momento de triunfo. Estos cuerpos, también los condujo audazmente cuando su madre estaba cerca, excitado por la posibilidad que ella pudiera descubrir lo que hacía. Las decapitó en el capó del coche, se sentó, y tomó las cabezas. Las llevó a la casa, así podría mirarlas en su dormitorio. La masturbación sería una parte de este horroroso ritual. Por la mañana volvió a dejar las cabezas en el coche y mantuvo todas las piezas en el coche hasta el día siguiente, salió con el coche a casa de unos amigos, donde iba a cenar. Por la tarde, descargó las partes de los cuerpos en varios lugares, tomando la precaución en esta ocasión de quitar las balas de las cabezas.

 
Valora esta noticia:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.