InicioAgregar a favoritosPoner como p�gina de inicio
 
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
 
asesin asesinatos muchac barba herman asesinó amó cubillos chicago asesinos david snow Fred West paranoide javed kinkel
 
 
Dennis Rader BTK

El 26 de febrero de 2005 fue detenido uno de los asesinos en serie más buscados de la historia de Estados Unidos. Ese mismo día se hizo pública su identidad, Dennis Rader, conocido con el nombre de BTK por sus siglas en inglés (Bind them, Torture them, Kill them). Rader nación en 1945 y participó en la guerra de Vietnam con el ejército del aire. Trabajó en un supermercado y en servicios de seguridad, se cree que pudo haber conocido a varias de sus víctimas debido a estos trabajos. Dennis Rader estaba casado y tenía dos hijos, fue a la Universidad Estatal de Wichita donde se graduó como funcionario de justicia. En su tiempo libre estaba muy involucrado en su iglesia y lideraba un grupo de Cub Scouts. La gente dice de él que era una persona que pasaba desapercibida, que nunca se sabía nada de él, se cree que es por esta razón por la que pudo pasar tanto tiempo sin ser detenido.

Fue el mismo Rader el que decidió reabrir la investigación por los asesitatos, ya que en 2004 envió una carta al periódico Wichita Eagle en la que el autor afirmaba que había cometido otro asesinato en 1986. Antes de esta carta se pensaba que su última víctima había sido Nancy Fox, asesinada en 1977.

Rader tenía un gran afán de notoriedad, después de su primer crimen dejó una carta en la universidad, en este escrito es donde él se autobautiza con el nombre de BTK.

En su confesión afirma que se dedicaba a pasear con su coche para "fichar" a sus víctimas, a las que él denominaba "proyectos". Antes de cometer el asesinato de su víctima, Rader la seguía durante un tiempo, miraba su correspondencia para saber cómo se llamaba, la vigilaba y así lo podía descubrir todo sobre esa persona para, según él, sentirse más comodo con ella antes de matarla.

Sus primeras víctimas fueron cuatro miembros de una misma familia, la Otero. Según el asesino primero había estado fantaseando con la madre y la hija de la familia, para un buen día decidir cortar la línea de teléfono y entrar por la puerta trasera del domicilio. Según entró les apuntó con una pistola y les dijo que estaba en busca y captura, que solo estaba allí para comer algo y huir con su coche. Los ató de pies y manos y ahí comenzó el turno del padre, a quien le colocó una bolsa de plástico en la cabeza y se la dejó atada con una cuerda para que se asfixiara.

La segunda víctima fue la madre a la que estranguló y después fue a por la niña, a quien mató del mismo modo que a su madre. Cuando parecía que todo había acabado se dio cuenta de que el matrimonio seguía con vida, así que volvió a estrangular a la mujer con una cuerda y ató sendas bolsas a las cabezas del padre y del hijo. Cuando concluyó con las "mejoras" vio que la niña seguía viva, así que la subió al primer piso donde la ahorcó.

Su segunda víctima fue su esposa, a quien tuvo que acuchillar después de otro intento fallido por estrangularla. La siguiente víctima se llamaba Shirley Vian, según el asesino a ésta no la había seleccionado previamente, en realidad iba a por otra chica pero no estaba en casa esa noche. Cuando Shirley le abrió la puerta la apuntó con una pistola y la ató, después encerró a los hijos en el cuarto de baño. La asesinó colocándole una bolsa de plástico en la cabeza y estrangulándola a continuación.

A Nancy Fox le cortó el hilo telefónico y esperó escondido en su casa hasta que ella llegó. A Nancy la esposó, luego él se desnudó, se puso encima de ella, la asfixió con un cinturón y para rematar la faena se masturbó.

A la octaba víctima después de asesinarla la introdujo en el maletero de su coche, la llevó a una iglesia luterana, donde le hizo fotos con una cámara instantánea, la volvió a meter en el coche y la abandonó en un lugar escondido. A la siguiente la asesinó con una media de nylon después de haberse peleado, cuando ella consiguió deshacerse de los nudos de las cuerdas. Con su última víctima también se llevó el cadáver en el maletero para dejarlo debajo de un puente.
 
Valora esta noticia:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.